Categorías
Sin categoría

El I.V.A. en la Abogacía

Los abogados como profesionales que arriendan servicios jurídicos tenemos múltiples obligaciones con la Agencia Estatal Tributaria (en adelante AET o Agencia Tributaria), puesto que emitimos facturas sujetas al IVA, y sujetas a retención del IRPF en caso de que el cliente sea otro profesional o empresa. En el presente mes son varios los modelos que hemos de presentar ante la AET, entre ellos en relación al Impuesto de Valor Añadido, el modelo trimestral del IVA (modelo 303), así como el modelo anual del IVA (modelo 390), e incluso en algunos casos, el modelo 347 referente a la “Declaración anual de operaciones con terceras personas” que tienen obligación de presentarlo todas aquellas personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, así como las entidades a que se refiere el artículo 35.4 de la Ley General Tributaria (entidades en atribución de rentas), que desarrollen actividades empresariales o profesionales con terceras personas por importe superior a 3.005,06 euros durante el ejercicio. Igualmente, estarán obligadas a declarar el modelo 347 las sociedades, asociaciones, colegios profesionales u otras entidades que, entre sus funciones, realicen la de cobro, por cuenta de sus socios, asociados o colegiados, de honorarios profesionales o de derechos derivados de la propiedad intelectual, de autor u otros estarán obligadas a declarar.

Por ello, debido a los múltiples modelos que hemos de cumplimentar en el mes de enero en relación al Impuesto de Valor Añadido, me ha parecido apropiado que la primera entrada del blog sea en relación al citado impuesto en aplicación en el sector de la abogacía.

En primer lugar hemos de cuestionarnos qué tipo de operaciones están sujetas al IVA, esto es, el HECHO IMPONIBLE del citado impuesto y su ámbito de aplicación. Pues bien, están sujetos al mismo, por un lado, todas las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por empresarios o profesionales, las operaciones intracomunitarias (entre sujetos pasivos de países de la Unión Europea), así como las importaciones de bienes.
En relación a lo anterior, matizar en lo referente a las OPERACIONES INTRACOMUNITARIAS que las entregas de bienes y prestaciones de servicios entre empresas, autónomos o profesionales de la Unión Europea están sometidas a un sistema de tributación de IVA especial, donde hemos de tener presente que:

Como regla general si prestamos servicios como abogados a una empresa perteneciente a otro país de la Unión Europea, por ejemplo Francia, no tendremos que repercutir IVA en la factura, ya que están exentas de IVA y de retención. Igualmente, para aquellos que exporten o vendan bienes a otros países de la Unión Europea.
En caso de vender productos o servicios a una persona particular (por ejemplo estudiante francés) en alguno de los países de la Unión Europea, deberíamos incluir el IVA de nuestro país en las facturas – como si se tratase de un cliente español. A no ser que se trate de servicios prestados por vía electrónica, puesto que en ese caso, hemos de aplicar el IVA del país de destino.
Sin embargo, si prestamos un servicio a un cliente que sea empresa o profesional de otro país de la UE, ese servicio se entiende prestado en el país de origen del cliente, si es francés se entiende prestado en Francia, por tanto, hemos de repercutir a nosotros mismos el IVA y hacer un pequeño apartado de IVA soportado.
De igual modo, si contratamos los servicios profesionales de un compañero, o compramos un bien de otro país de la UE, se entenderá como adquisición intracomunitaria, y como tal, deberemos contabilizar el IVA doblemente en una misma transacciones, tanto como soportando, como repercutido.
Por último, comentar que cuando se presta un servicio tratándose de un bien inmueble las reglas de localización varían, debiendo consultar las reglas de localización especial en la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto de Valor Añadido.

Asimismo, destacar que existen dos obligaciones formales de control en las operaciones intracomunitarias:

1) Dada de alta e identificación en el Registro de Operaciones Intracomunitarias (ROI): donde tenemos que presentar una modificación central en el modelo 037 incluyendo el citado registro. Previamente, os aconsejo consultar la lista de la Unión Europea de operaciones intracomunitarias a fin de comprobar si nuestro cliente está o no incluido en el ROI, puesto que en caso de no estar incluido en el citado registro, no podemos emitir factura sin IVA, en caso de emitirla sin estar incluido nos tocaría pagar el IVA a nosotros con nuestro propio dinero.

2) Presentación del modelo 349 ante la Agencia Tributaria.

En relación al ÁMBITO DE APLICACIÓN del citado impuesto, recordar que el mismo se aplica en territorio peninsular español e Islas Baleares, pero no en Canarias, ni en Ceuta ni Melilla.
Igualmente, acerca de las LIQUIDACIONES, el IVA repercutido hemos de anotarlo en el Libro Registro de IVA repercutido (que son las facturas que nosotros emitimos), y el IVA soportado se anota en el Libro Registro de IVA soportado (que son las facturas que otras empresas o profesionales nos emiten en relación a nuestra actividad económica). La presentación de liquidaciones es trimestral, aunque puede mensual si nosotros así lo preferimos. En caso de que salga a devolver en el último trimestre, podemos elegir entre:
Devolución: se practica hasta el 30 de julio del próximo año, es decir, hacienda tiene 6 meses para devolverte el IVA.
Compensación: si la previsión de ingresos del primer trimestre del año siguiente es positiva, prevemos que en ese trimestre vamos a emitir facturas, puede ocurrir que en abril salga a ingresar y el 2º trimestre también puede suceder lo mismo, entonces ahí debemos por optar en “compensar”.

Las OPERACIONES NO SUJETAS, son las siguientes:

La transmisión de la totalidad del patrimonio empresarial o rama de actividad, en este caso la citada transmisión no está sujeta al IVA.

Los servicios prestados por personas físicas mediando relación de carácter laboral o administrativa, como puede ser el abogado por cuenta ajena.

Las prestaciones de servicios realizados de forma gratuita y obligatoria por convenio o norma jurídica, como puede ser el turno de oficio que tampoco está sujeto al IVA.

A efectos de DEVENGO del citado impuesto, para el sujeto pasivo nace la obligación de repercutir el IVA, el momento puede ser diferente según este sujeto al régimen general o al régimen especial (sistema de caja):

a)Régimen general: En el régimen general, debemos emitir factura en el momento que se considere prestado el servicio, en concreto, en el momento que se ha concluido la prestación del servicio, en caso de que el cliente sea un profesional o empresario la ley nos permite poder emitir factura hasta el día 16 del mes siguiente de la fecha de conclusión del servicio, así por ejemplo si el servicio prestado termina el 5 de febrero de 2016 tenemos de plazo para emitir factura hasta el día 16 de marzo de 2016, siempre y cuando el cliente sea otro profesional o empresario, en caso de ser particular, la factura se ha de emitir el mismo 5 de febrero o días muy próximos al mismo. Recordad, que la Agencia Tributaria siempre pide Libro de Registro de IVA, facturas con fecha, y justificante de la terminación del servicio (autos, sentencias…). ¿Qué sucede cuando emitimos la factura meses después a la terminación de servicio? Por ejemplo, emitimos una factura en febrero de 2016 por un juicio ordinario donde la fecha de la sentencia del mismo es septiembre de 2015, pues que la Agencia Tributaria nos emite la factura con fecha de septiembre de 2015 y nos pone una sanción e intereses de demora, cuantos más meses pasen desde la terminación del servicio hasta la emisión de la factura mayor será la sanción y los intereses de demora.

b)Régimen especial (criterio de caja): El criterio de caja, es un criterio no aconsejable en nuestro sector, puesto que consiste en que se incluya en las liquidaciones semestrales del IVA únicamente el IVA de las facturas cobradas, sólo se puede deducir el IVA soportado que se ha pagado o nos han pagado, tiene un límite temporal, se puede optar hasta diciembre de 2015 para aplicarlo en el 2016, esto es debe hacerse durante el mes de diciembre al año en que se quiera que surta efecto y tiene una permanencia de tres años, por tanto para quienes quieran aplicarlo en el 2016 debieron haberse acogido al mismo en diciembre de 2015, y hasta diciembre de 2018 tendrán de permanencia. El criterio de caja tiene algunos inconvenientes:

Tenemos que hacer constar en las facturas que estamos acogidos al criterio de caja.
Las facturas se emiten en el momento de acabar el servicio.
La anotación también se hace en esa fecha, pero no se incluye en la liquidación del trimestre (modelo 303) no incluye el IVA repercutido hasta que no se realice el pago por el cliente.
En el libro también se hace constar la fecha y el medio de pago por parte del cliente de la factura (metálico, transferencia, cheque…) una vez que se haya abonado.
Límite temporal: 31 de diciembre del año siguiente, por ejemplo: emitimos una factura en fecha 31/10/14, se cobra el 31/5/2015, se incluye la factura en la liquidación del 2º T del 2015, el 31/12/15 no se ha pagado, hemos de incluirla hasta el 31/12/15 aunque no se haya pagado.
Asimismo, los que se acojan a este régimen deberán hacerlo constar en el texto de la factura.

En conclusión, si nos encontramos en el criterio general hemos de deducir el IVA en el momento de terminación del servicio o hasta el día 16 del siguiente mes si el cliente es otro profesional o empresario aunque no se haya pagado, y en caso de acogernos al criterio de caja, hasta que el cliente no pague la factura no se deduce el IVA, pero si llegado el 31 de diciembre del año en que se emite la factura no se cobra hemos de deducirlo obligatoriamente.

Asimismo, qué sucede cuando el cliente no paga o se encuentra en concurso de acreedores, la Agencia Tributaria nos permite una MODIFICACIÓN DE LA BASE IMPONIBLE INCOBRABLE, siempre y cuando se den una de las dos casusas mencionadas, esto es:

Cliente no paga.
Cliente en concurso de acreedores.

Previamente se ha de acreditar el no cobro de la misma dentro de unos plazos y se ha de haber reclamado la deuda al deudor. Por lo general, ante facturas incobrables:

Se puede emitir la factura rectificativa cuando el destinatario es una empresa y si es un particular cuando la cuota incobrable sea superior a 300 €.
Plazo: un año o seis meses (para nosotros los abogados y las Micro-Pymes) desde que se emite la factura. En caso de que el cliente se encuentre en concurso de acreedores, se ha de emitir la factura rectificativa en los dos meses siguientes de la publicación del concurso.
Operación contabilizada en nuestro libro registro de IVA repercutido.
Reclamación el cobro judicialmente o mediante requerimiento notarial.
La modificación: 3 meses desde el plazo de los 6 meses o un año.
No valen los créditos de garantía.
Comunicación a la AT en el plazo de un mes desde la expedición de la factura rectificativa por vía electrónica (formulario).
Documentación: copia factura rectificativa y copia de auto judicial de declaración de concurso o reclamación judicial al deudor o requerimiento notarial.
En general, se han de cumplir una serie de OBLIGACIONES FORMALES, en primer lugar, es obligatorio cumplimentar los siguientes libros de registro, que en caso de ser llamados por la Agencia Tributaria, hemos de presentar siempre, en concreto se trata de:

Libro registro facturas expedidas: facturas conforme las vayamos emitiendo.
Libro registro de facturas recibidas.
Libro registro de los bienes de inversión. Afección de los bienes de inversión (coche, ordenador…) todos los bienes, amortizándose al 100% los superiores a 300 €.
Los libros de registro se pueden presentar en papel, Word, Excel… y rellenar conforme los criterios que dice AET.

En segundo lugar, la factura debe tener un contenido mínimo, que es que el que establece la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto de Valor Añadido (existen modelos de facturas de abogados en la red).

En tercer lugar, hemos de presentar ante la Agencia Tributaria una serie de modelos fiscales, en concreto: el Modelo 303 (trimestral a presentar del 1 al 20 de enero, abril, julio y octubre), el modelo 390 (anual a presentar en los treinta primeros días naturales del mes de enero) y el modelo 347 (que recoge las operaciones de cobros o pagos con un mismo cliente superiores de 3.005,15 € IVA incluido, sumando todas las facturas que provengan del mismo proveedor o se emitan al mismo cliente. Excepción: en las facturas que emitamos si esa factura ha sido objeto de retención, no se incluye porque el pagador incluye en el modelo 190. Tampoco las operaciones no relacionadas con la actividad. El citado modelo se presenta entre enero-febrero).
Hemos de tener presente que una factura puede incluir varios destinatarios, y en caso de automóviles de turismos, remolques, ciclomotores y motocicletas, puntualizar que:

Se ha de comprobar que está afecto a la actividad profesional.
Se presume una afección del 50%: deducción del 50% de la cuota soportada: compra y reparaciones sobre esa cuota también se deduce el 50%.
Tanto en el periodo como en los 4 años siguientes (cuatro ejercicios siguientes), se puede incluir el vehículo.
Se puede deducir el IVA de la gasolina, peajes, parkings, el 100% en el IVA siempre y cuando se pueda probar su afección.

Por último, finalizo la presente entrada, haciendo una pequeña referencia en algunas cuestiones en las que los abogados solemos dudar, por un lado, comentar que en caso de autoconsumo y prestaciones gratuitas, siempre hemos de emitir una factura aunque sea representativa, aunque sea un juicio que hemos llevado a un familiar muy cercano como puede ser nuestro padre, siempre cabe la opción de aplicar un porcentaje de descuento a nuestro cliente, no lo olvidéis. Por otro lado, en caso de las facturas de teléfono móvil, al tratarse de una herramienta de trabajo esencial de los abogados y de todos aquellos que arrendamos servicios, podemos aplicar el IVA de las facturas siempre y cuando en las mismas aparezca el domicilio de nuestro despacho profesional, en caso de tener dos teléfonos móviles, la Agencia Tributaria sólo nos permite declarar el IVA de uno de los dos. Y finalmente, para aquellos abogados que tienen alquilado domicilio donde además de ser vivienda también tienen un espacio reservado al despacho profesional, debemos solicitar al arrendador que emita una factura con IVA por el porcentaje de la vivienda afecta al despacho, y otra factura sin IVA por el resto de la vivienda.
Os dejo un video que explicativo acerca del “Modelo 303 Liquidación de IVA trimestral”:

El I.V.A. en la Abogacía

Espero que os haya gustado la primera entrada del blog, a pesar tratarse del Impuesto de Valor Añadido para abogados, la mayoría del contenido también es aplicable para todos aquellos profesionales que arriendan servicios, como pueden ser arquitectos, ingenieros, médicos, odontólogos, etc. Para cualquier duda o consulta estamos en contacto, recibid un cordial saludo, feliz semana, Leticia Latorre Luna.

Leticia Latorre Luna

leticialatorreluna@gmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s